La secretaria del Tesoro norteamericano advirtió sobre el riesgo de “estanflación” mundial por la suba del gas y los alimentos

La secretaria del Tesoro, Janet L. Yellen, dijo el miércoles que los estadounidenses no deberían esperar un alivio inmediato de los elevados precios de la gasolina, pero sostuvo que es probable que el aumento de la oferta mundial proporcione un alivio a largo plazo para los automovilistas en el surtidor.

Yellen también advirtió de la posibilidad de que la ralentización del crecimiento se combine con la inflación en todo el mundo: “El aumento de los precios de los alimentos y la energía está teniendo efectos estanflacionarios, es decir, deprimiendo la producción y el gasto y aumentando la inflación en todo el mundo”, dijo a los periodistas. “Estamos haciendo lo que podemos para evitar nuevos aumentos de los precios de la energía… pero también queremos asegurarnos” de que Europa se desprende de la dependencia del petróleo y el gas rusos, dijo Yellen. Y añadió: “No es probable que estas presiones disminuyan en un futuro muy cercano”.

Yellen subrayó que no esperaba que la economía estadounidense entrara en recesión, argumentando que está bien posicionada para los riesgos económicos, señalando el rápido crecimiento que se produjo tras la recesión coronaria. Pero dijo que Europa es probablemente más “vulnerable”, citando su mayor dependencia de la energía rusa que la de Estados Unidos.

Se trata de un entorno lleno de riesgos, tanto en lo que respecta a la inflación como a posibles desaceleraciones”, dijo Yellen.

Los comentarios de Yellen se producen cuando el coste de la gasolina superó por primera vez los 4 dólares por galón en todos los estados de Estados Unidos. A nivel nacional, el precio medio del galón de gasolina fue de 4,52 dólares, con costes mucho más elevados en algunos estados, como California. El aumento de los precios de la energía se suma a una economía estadounidense que ya ha sufrido la mayor inflación en casi cuatro décadas, y este verano podría aumentar aún más los precios de la gasolina por el aumento de la demanda cuando los consumidores salgan a la carretera.

Yellen y los ministros de Economía del Grupo de los Siete países industrializados occidentales se reúnen esta semana en Alemania para debatir los retos económicos mundiales, así como las posibles medidas para profundizar en las sanciones a Rusia por su invasión de Ucrania. Los funcionarios se enfrentan a un conjunto extraordinario de desafíos, tratando de equilibrar la presión para castigar a Rusia con los renovados temores de una desaceleración global y la alta inflación en todo el mundo.

Yellen dijo que las sanciones están diseñadas para imponer el máximo dolor a Rusia y al mismo tiempo mitigar su impacto en el resto de la economía mundial. Dijo que los funcionarios estadounidenses siempre han entendido que sería imposible aislar completamente a otras naciones del impacto de la guerra.

Este es siempre el núcleo de las conversaciones que hemos mantenido”, dijo Yellen.

Los precios de la energía representan uno de sus problemas más acuciantes, ya que los costes del gas han subido desde que Rusia invadió Ucrania en febrero, lo que ha perturbado los mercados internacionales. Los europeos han discutido medidas adicionales para privar a Rusia de sus ingresos por la venta de petróleo y gas –Estados Unidos ya ha prohibido las importaciones de energía de Rusia-, pero cualquier medida de este tipo podría hacer subir los precios aún más. Yellen dijo a los periodistas el martes que los funcionarios estadounidenses y europeos discutirán esta semana medidas como un tope de precios europeo a las compras de energía rusa, pero que no se ha tomado ninguna decisión.

Bob McNally, presidente de Rapidan Energy Group, una empresa de consultoría energética, dijo que los precios al consumidor podrían acercarse a los 5 dólares por galón este verano y que los precios seguirán subiendo mientras el consumo siga aumentando, y “hasta ahora hay pocas señales de una retracción significativa de la demanda”.

Los precios al consumo, tanto de la gasolina como del gasóleo, se han disparado hasta alcanzar niveles récord en EE.UU. y no muestran signos de remitir”, dijo McNally. “Aunque no todas las recesiones se han desencadenado por el aumento de los precios del petróleo, el aumento de los precios del petróleo siempre causa o contribuye a la recesión”.

Yellen también dijo que es probable que Estados Unidos ponga fin a una exención a las sanciones que permite a Rusia realizar el pago de los intereses de sus deudas, lo que podría aumentar las probabilidades de un impago ruso que repercutiría en los mercados internacionales.

También señaló su impulso a la ayuda internacional para aliviar los nuevos problemas de hambre provocados por la guerra. Yellen ordenó a las instituciones financieras internacionales que elaboraran un plan para hacer frente a la grave escasez de alimentos.

Fuente: www.infobae.com

¡Comparte en tus redes sociales!

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.