La reina Isabel sorprendió al mundo cuando inesperadamente se presentó a la inauguración de la línea de Metro Elizabeth Line

La reina Isabel sorprendió este martes al mundo y a su familia cuando inesperadamente se presentó a la inauguración de la línea de Metro Elizabeth Line, que lleva su nombre, en la estación londinense de Paddington. El palacio de Buckingham no anunció su presencia.

Eligió el amarillo, su color favorito y un sombrero diseñado por Rachel Trevor Morgan y su broche Singapur para inaugurar la estación del subte en el año de su Jubileo, cuyas celebraciones se iniciarán el 2 de junio y durarán hasta el día 5, en todo el reino.

“Reina hasta el final” fue el mensaje que Isabel II quiso dar a sus súbditos, cuando una tercera parte de la opinión pública cree que debe retirarse.

El príncipe Carlos quiere ser designado Regente y convenció a su madre de la necesidad de designar a Camilla como la próxima reina consorte.

El hijo de Carlos y próximo heredero, el príncipe William, se involucra en la política palaciega y las decisiones a tomar más de lo que los cortesanos hubiesen imaginado.

Con sus 96 años a cuestas, apoyándose en un bastón por sus problemas de movilidad, sus eternos zapatos negros, la soberana llegó acompañada por el duque de Wessex, su hijo Edward. Fue apenas tres días después que su hijo Carlos leyera el discurso de la reina en la apertura del Parlamento británico.

Dos días antes, la Reina asistió a un espectáculo ecuestre en Windsor el domingo, después de haber viajado a otra prestigiosa competencia de caballos, el Windsor Horse Show, en el que varios de sus caballos compitieron el viernes.

Fue la otra sorpresa cuando todos pensaban que ya no verían a la soberana, que se ha mudado a Windsor para siempre.

Estaba vestida con un nuevo look: con una capa gris con brillantes y un cárdigan celeste para protegerse del frio. Sé quedó dos horas.

Problemas de movilidad

Desde que experimentó problemas de salud en el otoño, que la llevaron a una noche de hospitalización luego de exámenes, cuya naturaleza nunca se ha especificado, las apariciones públicas de la monarca son raras.

El príncipe Harry decidió visitarla cuando se dirigía a La Haya en ocasión de sus juegos para personas con discapacidades, Invictus, para saber “cómo estaba rodeada” su abuela y admitir que ella hablaba con él “sobre temas que no podía mencionar con nadie”.

Estas declaraciones enfurecieron a la Familia Real porque sugerían un “entorno” alrededor de la soberana que la limitaba en sus actividades.

La inauguración de la «Elizabeth Line», una nueva línea de metro que conectará la periferia este y oeste de la capital a partir del 24 de mayo es el primer viaje oficial de la Reina fuera de la región de Windsor, donde reside, desde la misa en memoria de su esposo, el príncipe Felipe, en la Abadía de Westminster, a fines de marzo.

A pesar de sus dificultades para moverse, la reina ha incrementado sus apariciones públicas en los últimos días, a medida que se acercan las celebraciones de sus 70 años de reinado.

Gran Bretaña se prepara a conmemorar los 70 años de la reina en el trono a partir del 2 de junio y toda la Familia Real “trabajadora” la acompañará.

Los duques de Sussex, que estarán en las celebraciones, no podrán subir al balcón por decisión de los cortesanos. Tampoco podrá subir el príncipe Andrew, que ha sido separado tras el caso Epstein.

Presente para la inauguración de la estación de subterráneo, el primer ministro Boris Johnson dijo que estaba «increíblemente conmovido» por el regalo de la reina Isabel II. La recibió él, el alcalde de Londres, Sadiq Khan y Andy Byford, el comisionado de transportes de Londres.

Isabel II en el subte

A la reina le enseñaron como se usaba una Oyster Card, que permite subir al “Tube”, como llaman al subterráneo en Londres.

Oficialmente, la reina iba a ser representada por su hijo Edward este martes. Su presencia es un «desarrollo feliz», dijo un vocero del Palacio de Buckingham. Pero a las 11 y 32 de la mañana, bajó del ascensor transparente para sorpresa de todos. Inmediatamente cambiaron la placa de inauguración con su nombre, donde antes habían colocado el de su hijo.

Kofi Duah, un asistente del público, fue el encargado de enseñarle a la reina el uso de la carta.

 “¿Y a dónde voy?”, preguntó la soberana.

“Usted puede ir desde acá hasta Abbey Wood”, respondió Kofi.

“Oh , encantada. Espléndido”, respondió la soberana. Pero fue su hijo, el príncipe Edward quien subió al tren. Ella regresó al palacio de Buckingham.

Participará en el Jubileo

Estas apariciones de la soberana, que la muestran en buena forma, son señales tranquilizadoras sobre su participación en las celebraciones de su jubileo a principios de junio.

En los últimos meses, la soberana había cancelado su presencia en varios eventos importantes, incluida la apertura del Parlamento, al que se ausentó por tercera vez en 70 años de reinado, y donde había sido reemplazada por el príncipe heredero Carlos.

La soberana usó este martes un bastón “Thumb stick,” que le da mayor estabilidad si tienen dolores de espalda, se puede apoyar y funciona como una tercera pierna.

Las celebraciones de junio se iniciarán con un servicio de acción de Gracias que se realizará en la catedral de St Paul el sábado.

El primer domingo de junio más de 5.000 personas celebrarán en la capital el Jubileo, llegados de todo el reino y el Commonwealth. El evento será alrededor de Buckingham Palace, y combinará arte en la calle, teatro, música, circo, carnaval para celebrar el servicio de la reina.

Habrá un concierto en vivo en el palacio de Buckingham. La reina irá a un Derby de carrera de caballos en su honor antes del recital.

La Familia Real se distribuirá en todo el país.

La reina Isabel fue coronada el 2 de junio de 1953, un año después que ascendiera al trono el 6 de febrero de 1952 tras la muerte de su padre, George VI. Fue la primera coronación televisada, vista por 27 millones de británicos.

Fuente: www.clarin.com

¡Comparte en tus redes sociales!

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.