Ghislaine Maxwell ya cumple su condena por tráfico sexual de menores

25 de julio de 2022

Hubo un tiempo en el que Jeffrey Epstein era una financista supuestamente respetable, dueño de una de las principales mansiones de West Palm Beach. Y Ghislaine Maxwell, su novia, era ama y señora de esa mansión, así como anfitriona de ricos y famosos.

Pero el mundo conoció la verdad de lo que pasaba en esa mansión y en las islas privadas del magnate, y el horror fue absoluto. Tráfico de mujeres para uso sexual, inclusive de menores de edad. Epstein fue condenado y se suicidó en prisión. En tanto, Maxwell fue condenada como cómplice y entregadora.

Un juez la sentenció a 20 años de prisión por traficar sexualmente a mujeres y menores de edad para Jeffrey Epstein. La británica, hija de un acaudalado empresario y acostumbrada a los más extravagantes lujos, pasará sus días en la prisión federal de baja seguridad FCI, ubicada en Tallahassee, capital del estado de Florida. Si no tiene ninguna complicación en prisión, con buena conducta puede llegar a estar allí al menos hasta el año 2037.

En el juicio la fiscalía logró demostrar que Maxwell traficó al menos a una menor de edad y que reclutó a docenas de mujeres para ser abusadas sexualmente. Inclusive, en al menos una ocasión, ella misma participó del abuso. El modo en el que Maxwell operaba era que se acercaba a adolescentes, se ganaba su confianza y las llevaba a encontrarse con su novio, Epstein, quien mantenía relaciones con las menores, a veces, ante la mirada de Maxwell. Muchos de estos abusos ocurrieron en la mansión de West Palm Beach.

Los abogados de Maxwell habían pedido que pase su condena en la prisión federal de baja seguridad de Danbury, en el estado de Connecticut, alegando que esa prisión tiene un muy buen programa de tratamiento para mujeres con problemas de abusos de sustancias y enfermedades mentales. Maxwell afirmó durante el juicio que había sido abusada física y emocionalmente durante su infancia, inclusive a manos de su padre, el gran empresario de medios Robert Maxwell, quien ya falleció.

El Bureau Federal de Prisiones no dio explicaciones acerca de por qué decidieron enviarla a Florida en lugar de Connecticut y se limitaron a decir que son decisiones de rutina, que incluyen temas como cercanía a la dirección que el detenido ha dado para la fecha en la que dejen la prisión, seguridad y programas necesarios para mantener a salvo al detenido.

Hasta ahora, desde su condena, ha estado detenida en una prisión en Brooklyn, estado de Nueva York, donde se ha quejado de las condiciones porque la mantenían aislada. Desde antes de la condena, Maxwell está en lista de cuidados especiales en prisión por ser considerada en riesgo de suicidarse.

Fuente: www.infobae.com

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *