El Departamento de Justicia demanda a Texas por la orden del gobernador Abbott que prohíbe la mayoria del transporte terrestre de extranjeros ilegales

El fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, demandó el viernes a Texas por la orden del gobernador Abbott que prohíbe la mayoría del transporte terrestre de extranjeros ilegales.

La nueva guía fue emitida solo un día después de que ordenara a las tropas de la Guardia Nacional de Texas que ayudaran a las fuerzas del orden locales a hacer arrestos relacionados con el «desastre» en la frontera sur.

«Como parte de la ejecución de las leyes de inmigración de Estados Unidos, hay una variedad de circunstancias en las que los no ciudadanos deben ser transportados entre lugares», escribió el Departamento de Justicia,afirmando que los no ciudadanos «necesitan transporte, con frecuencia a través de viajes privados organizados en autobús o ferrocarril».

El Departamento de Justicia argumentó que la orden de Abbott viola la cláusula de supremacía de la Constitución e «interfiere directamente con la administración de la ley federal de inmigración».

«La orden pondría en peligro la salud y la seguridad de los no ciudadanos bajo custodia del gobierno federal, el personal policial federal y sus familias, y nuestras comunidades», escribió Garland el jueves mientras pone a los estadounidenses en peligro al inundar Estados Unidos con ilegales infestados de Covid.

El gobernador Abbott respondió el viernes a la demanda federal sobre su orden ejecutiva:

«La Administración Biden ha creado una crisis constitucional entre el gobierno federal y el Estado de Texas. Esto se debe a la negativa de la Administración Biden a hacer cumplir las leyes de inmigración y permitir que los inmigrantes ilegales con COVID-19 ingresen a nuestro país. A medida que nuestras comunidades se ven invadidas y abrumadas por la afluencia récord de migrantes, los cárteles y los traficantes se benefician del caos. No solo eso, sino que esta crisis también se extiende más allá de la frontera a medida que drogas mortales como el fentanilo se infiltran en nuestras comunidades. Esta situación ya peligrosa continúa deteriorándose a medida que la Administración Biden importa a sabiendas COVID-19 a Texas desde el otro lado de la frontera, exponiendo deliberadamente a tejanos y estadounidenses por igual. El presidente Biden tiene el deber y la responsabilidad de proteger y defender la soberanía de nuestra nación, pero hace tiempo que abdicó de su autoridad para hacerlo.

«Como gobernador de Texas, tengo la responsabilidad de proteger a la gente de Texas, una responsabilidad que se vuelve más urgente cada día mientras la Administración Biden se queda al margen. Me tomo muy en serio mis deberes y responsabilidades como Gobernador del Estado de Texas. Tengo la autoridad, y el deber, bajo las constituciones de los Estados Unidos y de Texas para proteger a los tejanos y a nuestra nación. También tengo la autoridad bajo las leyes de respuesta a emergencias establecidas desde hace mucho tiempo para controlar el movimiento de personas para contener mejor la propagación de un desastre, como aquellos que se sabe que tienen COVID-19. Mi deber sigue siendo para con el pueblo de Texas, y no tengo intención de abdicar de eso.

«Hasta que el presidente Biden y su Administración hagan su trabajo para hacer cumplir las leyes de nuestra nación y proteger a los estadounidenses, el Estado de Texas continuará dando un paso adelante para proteger a nuestras comunidades y defender el estado de derecho».

Fuente: www.thegatewaypundit.com

¡Comparte en tus redes sociales!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *