Donald Trump y Mike Pence participaron en diferentes actos de campaña para las primarias de la gobernación de Arizona

24 de julio de 2022

Donald Trump y su ex aliado Mike Pence, que pasaron de ser socios de la Casa Blanca a acérrimos rivales, celebraron mítines de duelo el viernes en Arizona, donde las próximas elecciones primarias republicanas ofrecen una prueba temprana de su posible enfrentamiento en 2024.

La convergencia de los eventos de la campaña se produjo un día después de una audiencia en el Congreso sobre el asalto al Capitolio de los Estados Unidos, en la que un funcionario de seguridad de la Casa Blanca dijo que los miembros del Servicio Secreto de Pence temían morir cuando los alborotadores asaltaron el edificio.

Trump, quien al igual que Pence está considerando postularse para presidente en 2024, criticó duramente a su ex vicepresidente por lo que describe como un fracaso en bloquear la certificación de los resultados de las elecciones de 2020 y enviar el proceso de regreso a los estados de EEUU.

Tal plan había sido ideado por asesores de Trump que apoyaron su teoría desacreditada de que las elecciones fueron robadas, pero Pence finalmente decidió que la acción sería ilegal.

Durante la insurrección del 6 de enero de 2021, Trump tuiteó un ataque contra Pence y dijo que “no tuvo el coraje de hacer lo que debería haber hecho para proteger a nuestro país”.

Los funcionarios de la administración testificaron en la audiencia del jueves que la publicación en las redes sociales echó leña al fuego y puso a los alborotadores en contra del vicepresidente.

En revelaciones extraordinarias en la audiencia, un funcionario de seguridad nacional de la Casa Blanca que testificó bajo el anonimato dijo que “los miembros del destacamento de VP en este momento estaban comenzando a temer por sus propias vidas”.

La reunión de Trump el viernes en la ciudad de Prescott Valley, en el centro de Arizona, fue parte de una serie de manifestaciones de “Salvemos a Estados Unidos” que realizó para impulsar a sus candidatos favoritos antes de las elecciones primarias republicanas.

A principios de julio, realizó un evento en Alaska para apoyar a Kelly Tshibaka, una retadora de la senadora titular del estado, Lisa Murkowski, quien fue una de las pocas republicanas que votaron para acusar a Trump después de la insurrección del 6 de enero de 2021.

LA LUCHA DE ARIZONA

En Arizona, un estado que perdió por poco en 2020, Trump hizo campaña a favor de Kari Lake, una candidata a gobernadora de extrema derecha que apoya su afirmación falsa de que las elecciones fueron robadas.

Lake, un ex presentador de noticias de televisión, subió primero al escenario en el estadio lleno de gente y declaró que en Arizona, “ya no aceptaremos la corrupción, y sé con certeza que ya no aceptaremos elecciones amañadas”.

El ex presidente, dejando a la multitud esperando más de dos horas, comenzó su discurso centrándose en la inmigración, un tema importante de campaña en el estado que comparte una gran frontera con México.

Pero no pasó mucho tiempo antes de que volviera su atención a las elecciones de 2020.

“¡Las elecciones fueron amañadas y robadas y ahora nuestro país está siendo destruido sistemáticamente por eso!”. gritó, con la multitud rugiendo en respuesta.

Pence hizo paradas en Phoenix y el sur de Arizona para la candidata a gobernadora Karrin Taylor Robson, una republicana más tradicional que Lake que también cuenta con el respaldo del gobernador de mandato limitado del estado.

Con su rivalidad con Trump intensificándose, Pence se ha posicionado como un conservador religioso de principios. Pero se ha negado a atacar a Trump directamente.

En un discurso de 20 minutos ante una multitud sentada en un almacén el viernes, elogió los logros políticos durante los “cuatro años de la administración Trump-Pence” y solo criticó brevemente a Lake, criticando su apoyo previo a los demócratas y su oposición inicial a Triunfo.

“¡Los republicanos de Arizona no necesitan un gobernador que apoyó a Barack Obama y Hillary Clinton!” dijo él.

Sin embargo, más tarde emitió una condena indirecta de la fijación de Trump y Lake con las elecciones de 2020.

“A los demócratas nada les encantaría más que a los republicanos apartar la vista de la pelota y centrarnos en los días pasados”, tuiteó.

“Si el Partido Republicano se deja consumir por los agravios de ayer, perderemos”, agregó.

Pence ha dejado de lado las conversaciones sobre una posible candidatura para 2024, diciendo que su enfoque ahora está en las elecciones intermedias de noviembre de 2022.

“Luego, en 2023, miraremos alrededor”, dijo a National Review el año pasado. “Iremos a donde nos llamen”.

Fuente: www.infobae.com

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *