Biden y el Pentágono enfrentan una demanda colectiva masiva por el mandato de vacunas

El Liberty Council, una firma legal cristiana, presentó la demanda en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Medio de Florida, en nombre de los 24 demandantes que se oponen a la vacuna debido a sus creencias religiosas profundamente arraigadas. Hasta ahora, se les ha «negado cualquier exención religiosa o adaptación» para el mandato.

Losdemandantes han demostrado sus compromisos con la Constitución de los Estados Unidos y la comodidad, seguridad y prosperidad futuras de la nación. Esta Corte debe exigir que la Nación devuelva el favor.

Decirles a los demandantes que deben aceptar o recibir una inyección a la que se oponen de acuerdo con sus creencias religiosas sinceras, o enfrentar un consejo de guerra, una descarga deshonrosa y otras medidas disciplinarias que alteran la vida, deshonra los sacrificios que estos héroes han hecho».

El secretario de Defensa Lloyd Austin, el secretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas y Sleepy Joe Biden figuran en la demanda como acusados.

De La Gran Época:

Los demandantes están pidiendo a la corte que emita una orden de restricción temporal(pdf)para evitar que los mandatos de vacunas COVID-19 entren en vigencia y, en última instancia, emitan una orden judicial para evitar que el Pentágono haga cumplir los mandatos de vacunas COVID-19 de la administración Biden.

Biden emitió el 9 de septiembre una orden ejecutiva que requiere que casi todos los empleados federales reciban una vacuna contra el COVID-19 como condición para el empleo. Las pruebas regulares no son una opción. Los empleados y contratistas federales civiles tienen hasta el 22 de noviembre para estar completamente vacunados».

La demanda argumenta que el mandato federal de vacunación es inconstitucional porque viola directamente los derechos de la primera enmienda de los demandantes y, más específicamente, sus libertades religiosas. Como señalan, las tres vacunas actualmente disponibles se desarrollaron mediante el uso de células madre fetales abortadas.

«Las creencias religiosas sinceras de los demandantes les impiden aceptar cualquiera de las tres vacunas COVID-19 actualmente disponibles derivadas, producidas o fabricadas por, probadas, desarrolladas o conectadas de otra manera a líneas celulares fetales abortadas.

Las creencias religiosas de los demandantes los obligan a no condonar, apoyar, justificar o beneficiarse (directa o indirectamente) de la toma de vidas humanas inocentes a través del aborto, y que hacerlo es pecar contra Dios».

A pesar de las afirmaciones del Departamento de Defensa de Biden y del Pentágono de que las ‘exenciones’ están disponibles, a la mayoría de los 24 miembros de la demanda ya se les han denegado sus solicitudes de exención religiosa, mientras que a otros se les ha amenazado con «despido deshonrosa, consejos de guerra, terminación u otras medidas disciplinarias que alteran la vida» por intentar solicitar una exención.

Según la demanda, a algunos incluso se les ha dicho que «no tiene sentido siquiera hacer una solicitud» porque no se otorgarán exenciones.

«Algunos de estos demandantes han sido informados por sus superiores de que no se dará ninguna exención religiosa o adaptación, por lo que no tiene sentido siquiera hacer una solicitud».

Un portavoz de la Marina de los Estados Unidos se negó a comentar cuando se le preguntó si ALGUNA exención médica o religiosa a la vacuna había sido aprobada, según La Gran Época.

Fuente: www.thegatewaypundit.com

¡Comparte en tus redes sociales!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *