Biden reducirá los suministros policiales y creará un registro de policías malos a medida que aumenten los delitos violentos

24 de mayo de 2022

El presidente Biden está listo para firmar órdenes que restringen la vigilancia policial el miércoles para conmemorar el segundo aniversario del asesinato de George Floyd, a pesar de la ola de crímenes violentos en curso que llevó al cargo al alcalde de Nueva York, Eric Adams, a favor de la policía, y llevó a los alcaldes de DC a San Francisco a intentarlo. para revertir los recortes a los fondos policiales.

Biden ordenará la creación de un registro nacional de policías despedidos por mala conducta y establecerá políticas para incentivar a los gobiernos locales a restringir los estrangulamientos y las órdenes de arresto. También restringirá la transferencia de equipos militares excedentes a la policía, informó el New York Times.

La idea de un registro de “malos oficiales” proviene de un proyecto de ley de reforma policial demócrata estancado, mientras que la noción de incentivar, en lugar de ordenar, la reforma del uso local de la fuerza proviene de un proyecto de ley republicano rival.

Las restricciones a las transferencias de equipo militar parecen ser una resurrección de la congelación del programa de transferencia de suministros 1033 del Pentágono del expresidente Barack Obama en 2015 luego de los disturbios raciales en Ferguson, Mo. Esa política molestó a los defensores de la policía, pero fue apoyada por libertarios, incluido el senador Rand Paul ( R-Ky.).

Biden también ordenará a las agencias federales que revisen sus políticas de uso de la fuerza, informó el Times.

El enfoque en la reforma policial sigue a dos años de inacción por parte del Congreso, ya que los republicanos encabezados por el senador Tim Scott (R-SC) ofrecieron un proyecto de ley y los demócratas encabezados por el senador Cory Booker (D-NJ) instaron a un paquete de mayor alcance. A medida que pasó el tiempo, otros temas ganaron mayor atención en el Congreso y no se aprobó ningún

Mientras tanto, los delitos violentos aumentaron en todo el país, incluso en las principales ciudades como DC y Nueva York.

Adams, un ex policía, fue elegido el año pasado después de postularse en una plataforma a favor de la policía en medio del aumento de los delitos violentos y la alcaldesa de San Francisco, London Breed , lanzó una ofensiva policial  solo un año después de que redujo el presupuesto de la policía local en $ 120 millones. En DC, la alcaldesa Muriel Bower criticó a los fiscales por una puerta giratoria para arrestar a los delincuentes violentos y propuso más fondos para la policía después de que DC recortara $15 millones del departamento de policía luego de las protestas nacionales contra la muerte de Floyd.

El aumento de los delitos violentos ha reemplazado a la brutalidad policial al frente de la discusión pública.

En la ciudad de Nueva York, los robos aumentaron  un 40,4 %  este año en comparación con el mismo punto en 2021. Las violaciones aumentaron un 14,8 % este año y los robos de automóviles aumentaron un 54,7 %, con 4962 automóviles robados en la ciudad en poco más de cinco meses. Los asesinatos han bajado un 9,9 por ciento desde el año pasado, pero siguen aumentando un 22,6 por ciento desde 2020.

En Washington, DC, los delitos violentos aumentaron un 18 por ciento este año, impulsados ​​por un  aumento del 42 por ciento  en los robos. Los delitos contra la propiedad también aumentaron, incluido un aumento del 6 por ciento en los robos de automóviles, de los cuales hubo 1270.

Un oficial de policía de la ciudad de Nueva York con casi dos décadas en el trabajo le dijo a The Post que están molestos por las nuevas reformas policiales de Biden.

“Es más que una bofetada en la cara. Simplemente muestra cuán lejos se ha ido Biden ahora. La aplicación de la ley es un trabajo duro y lo están haciendo mil veces más difícil”, dijo el oficial.

“Este trabajo es duro como el infierno y es aún más difícil con todo el mundo grabando. ¿Ahora dirás que si estoy peleando con alguien y le pongo un poco de presión en la espalda, podría morir y yo iría a la cárcel? Lo dejó ir. ¿Por qué querría arrestarlo?

“Eric Adams debe estar enojado”, agregó el oficial. “Él sabe que es virtualmente imposible. Si estás peleando con alguien, es imposible no presionarlo. Tienes que ponerlos boca abajo para esposarlos. Tiempos de miedo. No sé quién querrá tomar este trabajo”.

Una encuesta publicada el mes pasado por CBS encontró que el  61 por ciento  de los estadounidenses desaprueba el manejo del crimen por parte de Biden, frente al 39 por ciento que lo aprueba. Esa encuesta encontró que el 49 por ciento está a favor de una mayor financiación para la policía, el 61 por ciento quiere castigos más estrictos para los delincuentes y el 63 por ciento quiere más servicios de salud mental.

No está claro por qué Biden tardó tanto en decidir emitir la orden. Las negociaciones sobre un proyecto de ley de reforma policial en el Congreso terminaron efectivamente en septiembre.

El proyecto de ley policial demócrata pendiente  habría restringido las llaves de estrangulamiento y prohibido a los agentes federales realizar redadas de drogas sin aviso, reducido las transferencias de equipo militar a la policía, creado un registro de mala conducta de los oficiales, terminado con la inmunidad calificada de las demandas y reducido el umbral para procesar federalmente a los oficiales si mostrar “desprecio imprudente” por la vida de alguien.

El proyecto de ley de reforma de la policía republicana, por el contrario,  habría incentivado a los  departamentos a restringir los estrangulamientos, comprar y usar cámaras corporales y mantener información sobre incidentes de uso de la fuerza y ​​redadas sin aviso. Hubiera convertido el linchamiento en un delito federal, creado una comisión para estudiar las condiciones de los hombres y niños negros y financiado el reclutamiento de policías negros.

Biden fue autor de duras leyes federales en las décadas de 1980 y 1990 que los  críticos dicen que «encarcelaron en masa» a personas pobres y minorías  , lo que provocó el desdén de los izquierdistas de su partido y también de algunos republicanos, pero se mantuvo notablemente callado en 2020 sobre los llamados a desfinanciar a la policía durante la fase inicial de las protestas después de la muerte de Floyd. El año pasado, sin embargo, instó a los funcionarios locales a usar el dinero del estímulo de COVID-19 no gastado para contratar más policías.

Fuente: nypost.com

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *