Abogado de la campaña de Clinton quería crear una ‘sorpresa de octubre’ con afirmaciones de Trump y Rusia

17 de mayo de 2022

Michael Sussman, el abogado, y otros  esperaban crear una “sorpresa de octubre” al “usar y manipular al FBI”, dijo Brittain Shaw, fiscal del equipo del fiscal especial John Durham, durante los argumentos iniciales en el juicio de Sussmann.

El objetivo del gobierno es demostrar que Sussmann le mintió al abogado general del FBI, Jim Baker, cuando proporcionó documentos que alegaban un vínculo entre el negocio de Trump y un banco ruso durante una reunión el 19 de septiembre de 2016 en la sede del FBI.

Según un mensaje de texto que Sussmann le envió a Baker antes de la reunión, el abogado afirmó que traía la información por su propia voluntad, no en nombre de un cliente.

Pero Sussmann, quien representaba a la campaña de Clinton y al ejecutivo de tecnología Rodney Joffe en ese momento, en realidad estaba pasando los datos en nombre de sus clientes, alega el gobierno.

La mentira fue material porque el FBI pudo haber optado por actuar con más cautela e investigar la red de Sussmann, que incluía a un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia, dijeron los fiscales en la acusación formal contra Sussmann.

El abogado enfrenta hasta cinco años de prisión si es declarado culpable.

Los miembros del jurado también escucharon a Michael Bosworth, quien dijo que Sussmann no le mintió al FBI.

El abogado dio información al FBI porque estaba legítimamente preocupado como “abogado de defensa cibernética” en los rumores y acusaciones sobre Trump y un banco ruso “propiedad de un socio de Vladimir Putin”, dijo Bosworth.

La defensa planea argumentar que Sussmann era bien conocido, respetado por el gobierno y no tenía nada que ganar en nombre de sus clientes al transmitirle los datos a Baker, quien había trabajado con él durante años en el Departamento de Justicia.

Shaw dijo que Sussmann quería usar al FBI como un “peón político” y que mintió “con fines políticos”.

El caso involucra “una mirada, un salto y una mentira”, según Shaw. La mirada fue reunirse con Steele para investigar lo que tenía, el salto fue comunicarse con medios de comunicación amigos para publicar las acusaciones, y cuando eso no sucedió, Sussmann acudió al FBI.

Cuando ocurrió la reunión, Trump era el candidato republicano a la presidencia y Clinton era el candidato demócrata a la presidencia. Trump terminó ganando, pero fue perseguido durante años por la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre supuestos vínculos con Rusia.

Mueller concluyó que no hubo coordinación ni cooperación entre Trump o su campaña y los actores rusos.

Los testigos programados para testificar el martes incluyeron al experto cibernético del FBI David Martin y Marc Elias, el abogado general de la campaña de Clinton.

Fuente: www.zerohedge.com

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *